Juan Martín de Pueyrredón

Juan Martín de Pueyrredón nació en Buenos Aires el 18 de diciembre de 1777. Era  hijo del comerciante francés Don Juan Martín de Pueyrredón y de Rita O’Dogan, de familia porteña de origen irlandés.

 

Durante su juventud fue enviado a estudiar a París, donde se inclinó por las Humanidades, realizando estudios de Historia, Literatura, Filosofía y Latín.

 

Había regresado a Buenos Aires cuando las tropas inglesas desembarcaron en Buenos Aires en 1806. En un primer momento, Juan Martin de Pueyrredón se entrevistó con funcionarios británicos buscando apoyo para conseguir una posible emancipación del gobierno español.  Ante la negativa y la sospecha de las reales intenciones de los británicos, Pueyrredón,  sus hermanos y otros vecinos aprovisionaron fuerzas en un paraje denominado Chacra de Perdriel.  Pueyrredón y su ejército de Húsares se unieron a Santiago de Liniers y a Ruiz Huidobro y  el 12 de agosto de 1806 lograron vencer al ejército inglés al mando del General Beresford.

 

Luego de estos acontecimientos, Juan Martín de Pueyrredón fue enviado a España para informarle los sucesos al Rey y pedir refuerzos. Sus pedidos fueron desestimados. El desinterés de España por  sus colonias americanas precipitó en Pueyrredón  su adhesión a la causa independentista. Pueyrredón se convirtió en  una amenaza para la corona española, por lo que a su regreso al Rio de la Plata, fue engrillado y reembarcado hacia España, aunque logró escapar en las costas de Brasil y regresó a Buenos Aires en junio de 1810.

 

Hacia 1812 Juan Martin de Pueyrredón era un hombre prestigioso, por lo que, aún cuando no gozaba de buena salud, fue designado jefe del Ejército del Norte.  En 1814 ocurrió en San Luis el primer encuentro de Pueyrredón con quien luego tendría una estrecha amistad: el General José de San Martín.

 

En su retorno a Buenos Aires en 1815, Pueyrredón conoció a María Calixta Tellechea con quien contrajo matrimonio en mayo. En septiembre de ese año, Pueyrredón fue nombrado diputado por la provincia de San Luis ante el Congreso de Tucumán. Pocos meses después fue elegido Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata por el Congreso que declaró la Independencia.

 

 

Fernando VII preparaba en España una gran expedición para contrarrestar la revolución del Sur. En ese entonces Pueyrredón tenía un solo objetivo: que el General San Martin y su ejército cruzaran los Andes para liberar América de los españoles. Desde la Chacra del Bosque Alegre, en repetidas ocasiones y debajo del algarrobo que mira la barranca, con la participación de Tomás Guido se tomaron las decisiones estratégicas del cruce de los Andes.

 

Cuando San Martín se estableció en Mendoza los reclamos de recursos no cesaban. Pueyrredón hizo lo imposible para cumplir con los pedidos de San Martín: ropa para los soldados, caballos, monturas, alimentos, armas, clarines, sables, tiendas de campaña. Estos envíos dejaban al gobierno de Pueyrredón colmado de deudas y cuentas pendientes.

 

Luego de las victorias de Chacabuco y Maipú Pueyrredón pudo encontrar algo de tranquilidad, aunque por muy corto plazo, debido a que sus opositores presionaron de manera tal que el Director Supremo debió presentar su renuncia al Congreso en 1819. Tiempo después estalló la anarquía del año 20, la misma que Pueyrredón había logrado aplacar durante tres años.

 

Tras un tiempo exiliado, Pueyrredón regresó al país en 1821 y dividió su tiempo entre sus propiedades de la ciudad y la Chacra de San Isidro. En esta última se dedicó con especial entusiasmo a la horticultura. En 1835 Juan Martín de Pueyrredón partió con su familia a Europa. Tras diversas vicisitudes regresó definitivamente a su patria a fines de 1849, para morir un año más tarde en la casa de San Isidro, el 13 de marzo de 1850.

 

Museo Pueyrredón
EN | ES
MÁS QUE UNA VISITA, UNA EXPERIENCIA